PARA ALMAS SENSIBLES
"NADA HUMANO ME ES AJENO" Publio Terencio Africano (194 a.c.-159 a.c.)

CORREO ELECTRÓNICO DE CONTACTO:

Correo electrónico de contacto: vozdevilladecura@gmail.com

LA FOTO DE LA CABECERA

La foto de la cabecera ha sido tomada de http://www.imprescindiblesdelaciencia.es/?p=8563

LO QUE NO PUBLICAMOS.

- No publicamos mensajes violentos, agresivos, difamatorios, obscenos, vulgares, de odio, amenazantes, pornográficos ni algùn otro tema que de alguna forma viole las leyes vigentes.
- No publicamos mensajes con incitación de prácticas ilegales.

PUEDES TWITTEAR DESDE AQUÍ. SÍGUENOS EN @delatierratoda

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Deseos de Navidad



Por: GUSTAVO J. MATA

Nieve de un espray de lata, guirnaldas doradas y bolas de cristal sobre un árbol de quinchoncho pintado de blanco; voces de vecinos entrando y saliendo del apartamento; olor de paredes recién pintadas y calor de luz de bombillos desnudos, formaban el escenario de nuestra Nochebuena. Desde temprano vestíamos estrenos comprados en El Silencio. Más tarde comeríamos hallacas y pan de jamón; un tío cómplice nos dejaría probar su vaso de cuba libre. Después iríamos a dormir, a esperar al niño Jesús en el que, menos mal, todavía creía nuestro hermano menor.

Hace poco un amigo ateo nos deseó feliz navidad; pidió disculpas por creerse inconsistente con sus ideas. No tenía por qué. En el ámbito navideño habitan la religión y el comercio. También habita la determinación de no dejarse vencer por la adversidad.

Es difícil concebir el horror que vivían los soldados en las trincheras insalubres de la primera guerra mundial. Y sin embargo, alemanes y franceses declaraban en la Nochebuena una tregua espontánea. Por encima de las órdenes de políticos y comandantes se negaban a matarse y cantaban juntos canciones de Navidad.

Este sentimiento nos lleva a una línea de un aguinaldo de Simón Díaz: “Trompo serenito, / que baila en la mano. / Bríndale la calma / que tanto le falta, / al venezolano”.

Quinientos años de opresión han disparado el remolino de pasiones políticas que hoy vivimos. Es posible que esta turbulencia sea necesaria para reparar las injusticias que nos separan. Pero la zozobra que padecemos habrá sido en vano si el resultado final fuere una división más profunda.

Aprovechemos estos días para encontrar la calma que nos permita recordar que lo que nos separa es miseria comparado con lo que nos une; la calma que nos enseñe caminos para construir juntos un país en el que podamos expresar la creatividad, la generosidad y el afecto que todos valoramos.

NOTA: Este artículo lo tomamos del diario de distribución gratuita "Ciudadccs" de fecha 22-12-2010, pag.2.
Para ver versión digital del diario entrar en www.ciudadccs.info.ve




No hay comentarios: