PARA ALMAS SENSIBLES
"NADA HUMANO ME ES AJENO" Publio Terencio Africano (194 a.c.-159 a.c.)

CORREO ELECTRÓNICO DE CONTACTO:

Correo electrónico de contacto: vozdevilladecura@gmail.com

LA FOTO DE LA CABECERA

La foto de la cabecera ha sido tomada de http://www.imprescindiblesdelaciencia.es/?p=8563

LO QUE NO PUBLICAMOS.

- No publicamos mensajes violentos, agresivos, difamatorios, obscenos, vulgares, de odio, amenazantes, pornográficos ni algùn otro tema que de alguna forma viole las leyes vigentes.
- No publicamos mensajes con incitación de prácticas ilegales.

PUEDES TWITTEAR DESDE AQUÍ. SÍGUENOS EN @delatierratoda

viernes, 21 de enero de 2011

Amanecerá y veremos




Por: Marbella García Méndez.
Valencia - estado Carabobo - Venezuela.
marbeg@cantv.net

Entre las pertenencias de mi difunto padre Diogenes García, se encontraba una escopeta "morocha", la cual guardaba celosamente en su habitación. Esa escopeta nos inspiraba una mezcla de temor y respeto, realmente no recuerdo que mi papá la llegase a sacar nunca en nuestra presencia; solo sabíamos que estaba en un rincón de la habitación detrás de un tabique  que dividía la misma y la veíamos de lejitos.
Una noche mi padre se levantó a orinar y salió al patio de la casa;  la noche era oscura y apenas se divisaban unas sombras a lo lejos; a papá le pareció ver la silueta de un hombre alto y fornido en mitad del  patio y en voz alta, preguntó al desconocido:
-¿Quien vive?
No obteniendo respuesta alguna, volvió a preguntar:
-Pregunté...¿Que quien vive?
Nada que la figura se movía y solo obtuvo como respuesta un soplo de brisa y el ruido del viento.
Entró a la casa, fué a la habitación, cargó la escopeta y dijo:
-Vamos a ver, si después de esto, no contestas....
¡Pum, Pum!... Los disparos retumbaron en medio de la noche; y  ahora con el viento, veía abalanzarse a la sombra sobre él.  No escuchando nada de respuesta, solo los aullidos de un perro a lo lejos y el canto de los gallos que anunciaban que eran las tres de la mañana, se dijo para si mismo:
-Bueno, amanecerá y veremos; quien quiera que haya sido no le quedan más ganas de entrar a mi propiedad a robar.
Al día siguiente, mi mamá, quien era muy madrugadora, se levantó a las 5:00 a. m. y se dirigió a recoger la ropa que había dejado tendida la noche anterior;  encontrándose con la sorpresa que uno de los pantalones de papá estaba agujereado en ambas piernas y preguntándose qué pudo haber pasado, le dice:
-Yo creo que anoche pasó algo, porque en la media noche, se escucharon como unos tiros y mire como está su ropa, llena de huecos...
Allí fue cuando mi padre cayó en cuenta que las sombras en medio de la noche era su ropa que colgaba de una cuerda y solo atinó a decir:
-¡Pero si eran mis pantalones nuevos de casimir*!
-Bueno menos mal que le disparó a su ropa y no fue a un cristiano..., remató mi mamá.
Casimir*: Tela de lana, muy buena. Se usa para hacer trajes formales, chaquetas y pantalones.   
FUENTE DE LA IMAGEN: http://www.mienten.com.ar/phpBB3/viewtopic.php?f=3&t=11884

No hay comentarios: