PARA ALMAS SENSIBLES
"NADA HUMANO ME ES AJENO" Publio Terencio Africano (194 a.c.-159 a.c.)

CORREO ELECTRÓNICO DE CONTACTO:

Correo electrónico de contacto: vozdevilladecura@gmail.com

LA FOTO DE LA CABECERA

La foto de la cabecera ha sido tomada de http://www.imprescindiblesdelaciencia.es/?p=8563

LO QUE NO PUBLICAMOS.

- No publicamos mensajes violentos, agresivos, difamatorios, obscenos, vulgares, de odio, amenazantes, pornográficos ni algùn otro tema que de alguna forma viole las leyes vigentes.
- No publicamos mensajes con incitación de prácticas ilegales.

PUEDES TWITTEAR DESDE AQUÍ. SÍGUENOS EN @delatierratoda

miércoles, 5 de enero de 2011

COGITO ERGO SUM (PIENSO, LUEGO EXISTO)


"Curioseando" por la web encontré un escrito que me llamó la atención y quise compartir con uds.:

Pienso luego existo (indudable)
No pienso luego no existo (¿indudable?)
Hay un no pensamiento?
Si hay un no pensamiento hay una no existencia
si hay una no existencia...
Una piedra, existe?
Si no hay pensamiento no hay piedra
¿la piedra existe porque yo pienso en la existencia de la piedra?
Al principio sólo había "piedras"
Luego: ¿de la no existencia, del no pensamiento, surgió el pensamiento?
De ser así, del no pensamiento surgió la existencia.
A no ser que el principio existiera porque Dios lo pensaba.
Entonces Dios existiría en cualidad de pensador, para confirmar la existencia

del no pensamiento.

Solución: Dios piensa luego existo.
Comentado por: Tipo de incognito el 27/5/2006 a las 17:31
Y continúo "curioseando" -esta vez en wikipedia- para encontrarme con:
La locución latina cogito ergo sum, que en castellano se traduce frecuentemente como pienso, luego existo, siendo más precisa la traducción literal del latín Pienso, por lo tanto existo, es un planteamiento filosófico de René Descartes, el cual se convirtió en el elemento fundamental del racionalismooccidental. «Cogito ergo sum» es una traducción del planteamiento original de Descartes en francés: «Je pense, donc je suis», encontrado en su famosoDiscurso del método (1637).
La frase completa en su contexto es:
Mais, aussitôt après, je pris garde que, pendant que je voulois ainsi penser que tout étoit faux, il falloit nécessairement que moi qui le pensois fusse quelque chose. Et remarquant que cette vérité: je pense, donc je suis, étoit si ferme et si assurée, que toutes les plus extravagantes suppositions des sceptiques n'étoient pas capables de l'ébranler, je jugeai que je pouvais la recevoir sans scrupule pour le premier principe de la philosophie que je cherchois.Pero en seguida advertí que mientras de este modo quería pensar que todo era falso, era necesario que yo, que lo pensaba, fuese algo. Y notando que esta verdad: yo pienso, luego soy era tan firme y cierta, que no podían quebrantarla ni las más extravagantes suposiciones de los escépticos, juzgué que podía admitirla, sin escrúpulo, como el primer principio de la filosofía que estaba buscando.
Aunque la idea expresada en «cogito ergo sum» se atribuye a Descartes, muchos predecesores ofrecieron argumentos similares, particularmente Agustín de Hipona en De Civitate Dei (libros XI, 26), el cual se anticipa a modernos contrapuntos sobre el concepto. (véase Principios de filosofía 1, §7: «Ac proinde haec cognitio, ego cogito, ergo sum, est omnium prima & certissima, quae cuilibet ordine philosophanti occurrat.»).
También se puede notar en Avicena, en su argumento del Hombre Volante para demostrar la substancialidad del alma, un paso previo al cogito cartesiano. Pienso porque existo. Se ha de saber que el mismo Descartes tradujo mal la frase del latín dando como resultado la famosa frase «pienso, luego existo».
La frase de Descartes expresa uno de los principios filosóficos fundamentales de la filosofía moderna: que mi pensamiento, y por lo tanto mi propia existencia, es indudable, algo absolutamente cierto y a partir de lo cual puedo establecer nuevascertezas.
Si alguien ha tenido la PACIENCIA  de leer hasta acá...le felicito. Okey, la cuestión es: recuerdo que de niña (Y mire que ha pasado tiempo desde entonces, o sea, "Recuerdo, luego, tengo buena  memoria" -Lo cual es una falacia-).
Bueno, por allí alrededor de los 8 ó 9 años, me intrigaba este tema por algo que me rondaba la cabeza que era algo así como: ¿Quién me puede probar que existo? y venía aunado a un montón de ideas raras. entre ellas: ¿Y si más nada existe? ¿Qué me prueba a mí que el otro existe y no que es simplemente sujeto de una alucinación mía? (Plenamente consciente de que eran "ideas raras" me guardé mucho de comunicarlas. Los otros niños no pensaban en eso y los adultos...no entenderían pero se las arreglarían para complicar las cosas). Ahora que, como adulto, puedo decir practicamente "todo lo que me venga en gana" y  si todavía sigues leyendo...¿Puedes probarme que existo? ¿Y si no te creo?
(Jajajaaja)

No hay comentarios: