PARA ALMAS SENSIBLES
"NADA HUMANO ME ES AJENO" Publio Terencio Africano (194 a.c.-159 a.c.)

CORREO ELECTRÓNICO DE CONTACTO:

Correo electrónico de contacto: vozdevilladecura@gmail.com

LA FOTO DE LA CABECERA

La foto de la cabecera ha sido tomada de http://www.imprescindiblesdelaciencia.es/?p=8563

LO QUE NO PUBLICAMOS.

- No publicamos mensajes violentos, agresivos, difamatorios, obscenos, vulgares, de odio, amenazantes, pornográficos ni algùn otro tema que de alguna forma viole las leyes vigentes.
- No publicamos mensajes con incitación de prácticas ilegales.

PUEDES TWITTEAR DESDE AQUÍ. SÍGUENOS EN @delatierratoda

viernes, 21 de enero de 2011

Por Un Pulgar

Por:José Manuel Perez
misterjosema13@gmail.com
Era hora de la cena, mi tía Minerva había preparado unos atractivos bistecs en salsa roja que hacían contraste con el blancuzco arroz cocido. En medio del aguacero que afuera se desparramaba como cual cascada, mi tío José–el esposo de mi otra tía fallecida- llegó como todos los martes para visitar a sus hijos Mildred y Alexis, de los cuales se hacía cargo mi tía Minerva. Ésta le guardaba cierto rencor a él por lo infeliz que había hecho a mi tía Elizabeth en su vida de casada, antes de que falleciera. A pesar de ello, al verlo mojado y triste por no poseer una casa y tener que vivir arrimado en casa de su cuñado y sin sus hijos, le hizo un lugar en la mesa y lo invitó a comer. Él un tanto apenado decidió abrir la plática contándonos de su trabajo como auxiliar de autopsias en la morgue del Hospital San Rafael. Resulta que ésa misma mañana un hombre de mirada nerviosa se había presentado allí pidiéndole un favor. «Ajá ¿Y que será lo que usted necesita?», le preguntó José al misterioso sujeto. El hombre hablaba con una fascinación por dejar enredar sus palabras: «Bueno, yo quiero algo de lo que a usted le sobra aquí» «¿Y como que será eso?» le cuestionó José con tono molesto, hastiado ya de la actitud tenebrosa del individuo aquel. «El pulgar de un muerto». Mi tío lo miró de pies a cabeza y soltó una gigantesca carcajada: «Ja ¿Y que vas a hacer tú con eso, chico?» «Usted no querría saber. Yo le pagaré ¿Cuánto quiere? Dígame el precio». José, un ser codicioso, pero sobre todo muy supersticioso, se imaginó al muerto reclamándole su pulgar ésa noche cuando se acostase. Envuelto en pánico le gritó al hombre que se fuera y que no regresara nunca, que ése no era un mercado de partes humanas.
NOTA: Este relato es de la vida real, solo se han cambiado los nombres por razones obvias.
FUENTE DE LA IMAGEN:http://ounae.com/dedo-pendrive/
COMENTARIOS A ESTA ENTRADA:

(Del autor de "Por un Pulgar")
Quiero demostrarle mi respeto hacia usted al haber creado un pequeño rincón virtual donde jóvenes escritores como yo podamos mostrar nuestros escritos. Es gratificante saber que hoy en día nadie tiene (ni debe) de quedarse callado. Hay que contar las historias que nos inspiran, que nos asustan o nos enamoran. El mundo debe conocer los relatos que se esconden en ésta parte del hemisferio, que aún no salen a la luz...
Un gran abrazo para usted!
Atte: 
José M. Pérez "El Soñador Empedernido"
RESPUESTA:
Gracias por tu mensaje, José, es para mí un placer poder difundir escritos como el tuyo: frescos, espontaneos. Tienes razón en que en estos tiempos debemos expresarnos y dar a conocer lo que hay dentro nuestro. 
Reiteramos la invitación a tí y a todos los lectores que escriben  de enviarnos sus escritos a delatierratoda@gmail.com que con gusto los publicaremos. Un abrazo fraterno.



No hay comentarios: