PARA ALMAS SENSIBLES
"NADA HUMANO ME ES AJENO" Publio Terencio Africano (194 a.c.-159 a.c.)

CORREO ELECTRÓNICO DE CONTACTO:

Correo electrónico de contacto: vozdevilladecura@gmail.com

LA FOTO DE LA CABECERA

La foto de la cabecera ha sido tomada de http://www.imprescindiblesdelaciencia.es/?p=8563

LO QUE NO PUBLICAMOS.

- No publicamos mensajes violentos, agresivos, difamatorios, obscenos, vulgares, de odio, amenazantes, pornográficos ni algùn otro tema que de alguna forma viole las leyes vigentes.
- No publicamos mensajes con incitación de prácticas ilegales.

PUEDES TWITTEAR DESDE AQUÍ. SÍGUENOS EN @delatierratoda

viernes, 18 de febrero de 2011

AMIGAS


Por: Margarita Inastrillas
Sonó temprano el teléfono. Y yo, que estaba en actividades no santas, corrí por el pasillo haciendo toda clase de maniobras.
"Chama. Se murió el bebé de Tela. o sea nació muerto. Bueno. Nació prematuro y se murió." Yo me "mordí la lengua",porque, como decía siempre mi mamá: "No importa ser habladora, pero no hay qué ser hablachenta".
-¿Cuando?
-Anoche
-¿Y dónde está ella?
-En la Clínica...
Me fuí donde Masunga a criticar, porque ella nunca me mete en líos: "Gata, tanto que se lo dije: No fumes tanto, Tela, mira que el bebé te va a nacer con menos peso; y te va a dar más trabajo para criarlo."
La gata me miró alerta, con cara de pocos amigos; y yo, mantuve mi distancia.
Me sentía triste. Es más, me fuí a comprar flores; y compré esas rosas rojo oscuro que siempre miro, cuando paso.
Dije: "Ay, Estela". La abracé, me pinché con las rosas; y me senté a llorar.
-Ven acá, pana; tú si eres chévere, pero no te pongas así. De todos modos, yo estoy loca por ir a la feria de la Chinita. ¿Y qué hubiera hecho con el bebé? Mi mamá me hubiera empezado con una "escuelita"; y no me hubiera dejado ir.
De vuelta, en el autobús, pensaba en Masunga: Ella parió cuatro gaticos. Y en un descuido de ella y mío...bueno, mío no, porque yo estaba en el trabajo, alguien se robó el más fuerte y más despierto. Hasta por eso mismo se habrá salido para el callejón. Y esa gata formó aquel duelo y gritó horroroso; y ahora, no le gusta que me acerque a los otros tres.
Así que me bajé dos cuadras más adelante y compré pescado fresco. Y después de guardar el mío en la nevera, puse un corocoro chiquito en el plato de Masunga; y la llamé, perentoriamente.
-Masunga, ven acá.
Atendiendo al olor, ella vino como un rayo, dejó solos los gaticos, dijo miau, y se fué con el pescado en la boca de un salto a la pared, me miró, vio que la estaba mirando ; y desapareció en el tejado.
La forma de decir miau y de mirarme, significaban lo mismo: "Esta mujer es loca. La otra vez le comí un pescado que dejó en la mesa; y me dió mis buenos chancletazos. Y ahora viene; y me regala uno."
Dice Lin Yutang que, en China, se veneran los locos. Pero como estamos en Occidente, cuando Masunga pasó engreída y le grité riéndome: "¿Te gustó, gata?", ni se dignó mirarme. Y se acostó, de espaldas a mí, a dar de mamar.

No hay comentarios: