PARA ALMAS SENSIBLES
"NADA HUMANO ME ES AJENO" Publio Terencio Africano (194 a.c.-159 a.c.)

CORREO ELECTRÓNICO DE CONTACTO:

Correo electrónico de contacto: vozdevilladecura@gmail.com

LA FOTO DE LA CABECERA

La foto de la cabecera ha sido tomada de http://www.imprescindiblesdelaciencia.es/?p=8563

LO QUE NO PUBLICAMOS.

- No publicamos mensajes violentos, agresivos, difamatorios, obscenos, vulgares, de odio, amenazantes, pornográficos ni algùn otro tema que de alguna forma viole las leyes vigentes.
- No publicamos mensajes con incitación de prácticas ilegales.

PUEDES TWITTEAR DESDE AQUÍ. SÍGUENOS EN @delatierratoda

domingo, 3 de abril de 2011

LA BALADA DE MELANIE (A Melanie Suarez)


Por:  Harvey Hernández
harvey1906@hotmail.com

Quiero contaros un cuento, una sencilla balada,
olvidada por ancianos marineros y juglares del reino
de las hadas. La que Scheherezade no cantó en las Mil 
y Una Noche sin fin. La balada de Melanie, la niña-rosa de mi jardín. 

Plantaba yo rosas para amores imposibles y penumbras del corazón.
Y se posó una estrella celosa en la tierra laboriosa y anidó su resplandor.
Y dio luz a criatura más hermosa, era Melanie la niña-rosa, delicada y 
primorosa, princesita de mis sueños, lucecita angelical, tiñe de color mi vida y
yo contigo surcaré el mar en barca de plata, oro, marfil y cristal.

La niña reinaba en ese terruño estéril que yo trabaja a la desazón, y
le dio vida milagrosa con su dulce aliento y su pasión. De sus manos
delicadas brotaban rojos pétalos, símbolo de mi amor. Yo celoso estaba
que descubrieran mi tesoro, los príncipes en larga caravana venían de
Oriente a retarme en un duelo frontal, para llevarte lejos  y
no verte jamás. 

Y fue entonces que saliste de mi amor, las niñas-rosas son caprichosas, 
buscan cosas no terrenas, no pertenecen aquí. Sus sueños son tan grandes que 
se olvidan de ti, Melanie niña-rosa, que hago para que vuelvas a mí.
El príncipe de Ormuz te llevo lejos y mi vida se volvió gris.
En vano seguí trabajando la tierra laboriosa en la búsqueda
de una pasión que igualara y me hiciera olvidar aquel botón de
rosa, hija de radiante estrella, que causó la dulce herida. Vida vencida
estoy llegando al final y busco sin cesar el beso ardiente de los pétalos
rojos, de las espinas violentas y las lágrimas de azahar.

Viejo alcaraván pasó y me contó: tu dulce flor se posa
en el reino de las grullas de cristal, dueña y soberana de todas
las cosas que vi. Reina de mirada altiva y dulce reír, por qué te atormentas,
no busques más, la luna nunca te oirá cantar y el viento tu lamento
no le llevará jamás.

Y así finaliza la balada de Melanie la niña-rosa 
el tiempo fue inclemente y no tengo por qué vivir, pero
siempre aguardo a que pases al jardín donde te vi nacer 
y me enamoré de ti. Que tu dulce aliento le vuelva a dar vida
a la tierra estéril que trabajo con desazón, y los juglares canten
esta sencilla balada que te dedica mi corazón.

(Caracas, Abril de 2011)

SITIO WEB DE LA IMAGEN:  http://cinthia74.blogspot.com/2008_08_01_archive.html

No hay comentarios: