PARA ALMAS SENSIBLES
"NADA HUMANO ME ES AJENO" Publio Terencio Africano (194 a.c.-159 a.c.)

CORREO ELECTRÓNICO DE CONTACTO:

Correo electrónico de contacto: vozdevilladecura@gmail.com

LA FOTO DE LA CABECERA

La foto de la cabecera ha sido tomada de http://www.imprescindiblesdelaciencia.es/?p=8563

LO QUE NO PUBLICAMOS.

- No publicamos mensajes violentos, agresivos, difamatorios, obscenos, vulgares, de odio, amenazantes, pornográficos ni algùn otro tema que de alguna forma viole las leyes vigentes.
- No publicamos mensajes con incitación de prácticas ilegales.

PUEDES TWITTEAR DESDE AQUÍ. SÍGUENOS EN @delatierratoda

lunes, 18 de abril de 2011

VACACIONES DE SEMANA SANTA


Por: Josué Gil


Corrían los años setenta. Ya unos días antes de Semana Santa recibíamos la llamada de los primos de Ciudad Bolívar que se venían a pasar las vacaciones en Puerto La Cruz. 
El Domingo de Ramos se sentía mucha premura en la casa, sobretodo en mi mamá, que nos mandaba a limpiar, acomodar y arreglar todo, desde los cuartos hasta el mas mínimo detalle del patio. 
Por fin llegaban dos carros con 10 personas:  la tía Teodora, el tío Antonio y los primos, dando abrazos, besos, y echando los cuentos de la carretera.
 Los más jóvenes comenzábamos de una vez a inventar los juegos y a planificar las charlas que tendrían lugar durante toda una semana. Esa gente venía con ganas de agarrarse la playa para ellos solos. 
Se despertaban, se aseaban, preparaban una bolsa de “sánduches” y se iban exultantes para la playa desde las 9 de la mañana hasta las 5 de la tarde. La única que estaba pendiente de las misas y los rosarios era la tía Teodora, del resto todo eran ganas de disfrutar al máximo el tiempo.
 Las noches eran para conversar y tomarse unos traguitos, y algunos ratos eran para visitar a algún familiar en la zona. La hora de dormir era otro momento frenético. Ir y venir de colchonetas, hamacas y distribución de camas para descansar un poco del ajetreo de la jornada. Imagínense, una casa de cuatro cuartos para acomodar 16 personas en total. Recuerdo la cara de mi padre, serio, y -ahora pienso- con cierta envidia por tener que trabajar por guardias en la refinería, cuando todo el resto de la familia la estaba pasando de lo lindo. Sin embargo lo que más recuerdo, es la triste sensación que quedaba en la casa durante los días siguientes a la despedida. Todo se sentía diferente, como envuelto en un vacío y soledad. ¡Cómo extraño esos días de Semana Santa!


NOTA: Este relato fue publicado el domingo 17 de abril en la sección Echa tu cuento del diario Últimas noticias.
SITIO WEB DE LA IMAGEN: http://www.canstockphoto.es/feliz-familia-yendo-en-vacaciones-3419957.html

No hay comentarios: