PARA ALMAS SENSIBLES
"NADA HUMANO ME ES AJENO" Publio Terencio Africano (194 a.c.-159 a.c.)

CORREO ELECTRÓNICO DE CONTACTO:

Correo electrónico de contacto: vozdevilladecura@gmail.com

LA FOTO DE LA CABECERA

La foto de la cabecera ha sido tomada de http://www.imprescindiblesdelaciencia.es/?p=8563

LO QUE NO PUBLICAMOS.

- No publicamos mensajes violentos, agresivos, difamatorios, obscenos, vulgares, de odio, amenazantes, pornográficos ni algùn otro tema que de alguna forma viole las leyes vigentes.
- No publicamos mensajes con incitación de prácticas ilegales.

PUEDES TWITTEAR DESDE AQUÍ. SÍGUENOS EN @delatierratoda

jueves, 19 de mayo de 2011

La Pandillita


Por: Juan Rodríguez
Porlamar, Venezuela 

            Corrían los años 60 y estudiando yo el tercer grado, en la Escuela “Tomas Vicente González”  en Caricuao, pertenecía a una pandillita de la estudiantina de la escuela que utilizábamos el tiempo libre para jugar pelotica de goma y ajedrez, coger frutas de los árboles silvestres, recolectar hojas, insectos o cualquier otra cosa que asignara como tarea la maestra, así como cortar bambú para hacer artesanías y bañarnos en las quebradas de La Hacienda, hoy parte de la parroquia Caricuao, la cual no había sido todavía urbanizada y por cuyas correntias fluía abundante agua fresca y cristalina, especialmente en época de invierno.                             También había en la zona otra pandillita de distinta escuela dedicada casi a los mismos menesteres que la nuestra, y a la cual pertenecía un niño que por ser gordo y rubio era llamado cariñosamente Manzana
             Al tropezarnos ambas pandillitas, la mía cantaba irónicamente en coro ¡Manzana!, ¡Manzana!, ¡Manzana!, lo que a ellos mucho enfurecía al no poder desquitarse por ser minoría. 
               Un buen día, caminaba yo solo por las calles del sector, cuando repentinamente salió de entre un callejón la pandillita de Manzana, reclamándome enérgicamente la acostumbrada jugarreta y con manifiestas intenciones de darme una sala, o sea, caerme entre todos a golpes.
                Al no tener alternativa por estar rodeado, de pronto se me ocurrió explicarles que yo no era el que creían porque acababa de llegar ese día de Barinas donde vivía y seguramente se referían a mi hermano gemelo muy buscador de pleitos, que ya me encargaría yo de recriminarle. 
              Al principio, no me lo creían, pero después de mucho insistirles, me dejaron partir ileso. Mas nunca participe en el chalequeo* y al final nos hicimos todos amigos y, cuando nos encontramos, recordamos con nostalgia aquellos momentos  tan felices  que vivimos.
*chalequeo: broma, burla
SITIO WEB DE LA IMAGEN: http://www.rinconde.com/spa/item/ART05586.html


COMENTARIOS A ESTA ENTRADA:
 Mistral dijo...
Nostálgicos e imprescindibles recuerdos.


Saludos Maria Teresa


19 de mayo de 2011 15:21


RESPUESTA:


Hola, Mistral, un abrazo fraterno. Cierto, recuerdos que tienen la magia de llevarnos en el tiempo a los días de nuestra propia niñez. Creo que todos deberíamos escribir nuestras propias crónicas - Anécdotas particulares y familiares- y así no perder esa "historia chica" que antes se conservaba mediante la tradición oral.
20 de mayo de 2011 03:30 


LUÍS LORETO DIJO:

Gemelo no, pero seguramente muy buen actor.
Por Luis Loreto el La Pandillita a la(s) 9:38 del 22 de Mayo 2011

RESPUESTA:
Ja,ja,ja...cierto, Luís, muy cierto.
Por María Teresa  el 22 de mayo 2011 9:49 a.m.

4 comentarios:

Mistral dijo...

Nostálgicos e imprescindibles recuerdos.

Saludos Maria Teresa

María Teresa Fuenmayor T. dijo...

Hola, Mistral, un abrazo fraterno. Cierto, recuerdos que tienen la magia de llevarnos en el tiempo a los días de nuestra propia niñez. Creo que todos deberíamos escribir nuestras propias crónicas - Anécdotas particulares y familiares- y así no perder esa "historia chica" que antes se conservaba mediante la tradición oral.

Luis Loreto dijo...

Gemelo no, pero seguramente muy buen actor.

María Teresa Fuenmayor T. dijo...

Ja,ja,ja...cierto, Luis, muy cierto.