PARA ALMAS SENSIBLES
"NADA HUMANO ME ES AJENO" Publio Terencio Africano (194 a.c.-159 a.c.)

CORREO ELECTRÓNICO DE CONTACTO:

Correo electrónico de contacto: vozdevilladecura@gmail.com

LA FOTO DE LA CABECERA

La foto de la cabecera ha sido tomada de http://www.imprescindiblesdelaciencia.es/?p=8563

LO QUE NO PUBLICAMOS.

- No publicamos mensajes violentos, agresivos, difamatorios, obscenos, vulgares, de odio, amenazantes, pornográficos ni algùn otro tema que de alguna forma viole las leyes vigentes.
- No publicamos mensajes con incitación de prácticas ilegales.

PUEDES TWITTEAR DESDE AQUÍ. SÍGUENOS EN @delatierratoda

viernes, 24 de junio de 2011

LOS RECUERDOS SE ORILLAN EN EL CAMINO DEL OLVIDO



Autora:   Yury  Weky 
(LISA  se  quedó  solita  entre  desconocidos  y JOHN no mira  el  mar) 

 Era  viernes y yo  iba camino  a  la  Funeraria. Estaría  un  rato   con   familiares  y  amigos  de  Lisa   y  no  iría  al cementerio. La noche  anterior  recibí  la  infausta  noticia. La persona  que  me  avisó   decía: ¿estás  ahí?   ¿Me  escuchas?  Yo colgué  el  teléfono  sin  hablar  porque    por un  fenómeno,  que aún  no   sé  explicar,   cuando  fallece  alguien   querido   me  vuelvo  muda. Tal  vez   por  eso  rechazo  los  cementerios. Tengo miedo   a la  mudez.  No  dormí   toda  la  noche  pensando en   Lisa. No  asimilaba  la  información de  su muerte.  Es difícil  entender  que  una persona  con quien  compartimos   momentos  buenos   se  va  y  se  va  sin retorno  y  entonces  nos viene  el  llanto  o la mudez.  
Estaba  indecisa.  ¿Iría  o no  a las  exequias? Si no  iba  sentía  que   abandonaba  a mi  amiga   en ese momento   tan  especial  que era su  muerte, si  iba  no  quería  verla. Prefería   recordarla   amable,  conversadora, con su sonrisa de sol.  La  presentía  saliendo    del  ataúd  y  viniendo hacia mi   a abrazarme  llamándome   su  hermana  del cuadrante  solar.  
La  dejamos  solita  en  el  camposanto. Ahí quedan  los muertos  con la inmensa  soledad  de  la tierra  encima,   con  el  terrible  silencio   de  la noche final, en el  desamparo  total. Ahí   donde  llega  rápido  el olvido.  Algunas  amigos  y  familiares  lloraban   otros  estaban   serios  y yo  enmudecida. Cuando  abrieron  el  ataúd  para  la  despedida   final  no me  acerqué. Tomé  esa  decisión  porque quería   recordarla    en  el  recibimiento  y no  en la  despedida.  De  repente  sentí   que  era inútil  mi presencia y  sentí  que   ya Lisa  se  había  desprendido  de  las fechas,  de  las horas   y  que en la infinitud de su   noche  total  de  vacíos  no nos  necesitaba.  
¿Por qué  se  fue  Lisa   si  se veía  feliz,  contenta, con proyectos  de  vida? ¿Por  qué  no  dijo   que   nos  tenía   esa  sorpresa?   Se fue  sin  avisar,  sin  una  señal. Yo  la  pienso  mucho, sobre  todo  en la  soledad  que  tiene  ahora  en medio  de  desconocidos,  ella  que  siempre  estuvo  rodeada  de  personas  que la  amaban.
 Nos  quedaron  dos  asuntos  pendientes:   festejar  nuestro   cumpleaños  que   se  daban  el  mismo  día   con una  diferencia   de   cinco  años   y  un proyecto  de Radio: Hablamos  tanto  de  ese  Programa,  de sus  alcances   y la  muerte_ no  avisada_   de  Lisa se lo llevó.  
El  cementerio  es un lugar   solo  y  triste donde   todo  se pudre,  se  marchita, se  descompone. A  él  va   poca  gente, en días especiales, a  llorar los  afectos  que  se  fueron. Creo  que   lloramos  a nuestros   desaparecidos  porque  no  contaremos  más  con  su  amor. Es  un llanto   egoísta. No  lloramos   al que  se  va   sino   el abandono  en  que nos  deja.  Si supiéramos  que  vamos  alguna  vez  a reencontrarnos   sufriríamos  menos.  
Lisa    dejó   en el  abandono  a  su  pareja,  a sus  hijos  a  su madre,    a los  amigos, amigas   y se llevó consigo  lo que  nunca nos dijo.  ¿Cuánta   pena  escondida  hizo  estallar  su  corazón?  
Yo  he  llorado  el  abandono  de  mi padre,  de mi madre,  de  mi  hermano John. A ese  lo  lloré  hasta  que la fuente  se agotó.   Yo lloré  por  los  hijos  que  él no  tuvo. Lloré  por  su  ceguera,  por  su  discapacidad,  porque no  dejó  una  mujer  que  le  llevara    flores  a su tumba, una  mujer que añorara   su  calor  en la  cama, porque nunca más  me  cantaría   tocando su  guitarra  y  porque no  sentiría  sus manos  sobre  mi rostro  para  adivinarme.    

A  Lisa  la  lloré  con  silencio. Sin  lágrimas.  Ella  y yo   hablábamos  de alegrías no  de tristezas;  su optimismo lo  impedía. Para  ella  la  cotidianidad   era  una puerta  abierta  para    avanzar. Nos  reíamos  de  las  cosas   que  nos  sucedían  y  que  guardaban  similitud. Nuestra   relación  era  tan limpia  y amena  que  dudo   encontrar  a otra  persona   tan nutritiva y optimista.  Nos  veíamos  poco  y  cada  encuentro  encerraba   la  complacencia   de contarnos   todas  esas  trivialidades   de  la cotidianidad,   que muchas  veces  se  parecían   y  nos  conectaban.         Con mi  hermano John    hablaba  de   historia.  Era invidente,  pero  se  hacía  leer  libros de  historia  universal,  textos  de  documentos  antiguos, los  cuales   nunca supe  como  los  conseguía y que  él  disfrutaba   para  luego  hacer  largas  disertaciones, críticas  y comentarios. A  John   le  gustaba   tocar  guitarra, la amaba. Había  que  ver  la  forma  en que  la  sostenía   en sus  brazos  arrancándole  esos sonidos  que   acariciaban  los  oídos  de  su  audiencia.  Parecía  que  acariciaba  a una  mujer  y le  hacia  brotar   desde  el  corazón  las notas que  acompañaban  su voz  fuerte al  cantar. Sus  canciones_  repetido repertorio_   nos  deleitaban  las  reuniones  familiares. El también  se  quedó  solito    y nunca más  lo visitamos. Se  sembró  en un  cementerio  nuevo   sin  vecinos.  Yo lo  recuerdo, pero  no  lo  visito. A mi no  me gusta ir a  ese  lugar. Su soledad, las   tumbas,  cruces, lápidas y  epitafios  en conjunto   me llenan  de  melancolía  así que no  voy  ni por  Lisa  ni por John. Tampoco  iré  por  mí.  
Allá  quedaron  ellos  en  ese  campo  de  tristeza, de  flores  secas, de  fríos mármoles,  cementos  nuevos  y  tierra  removida.    
Mi hermano fue  sepultado   en una  colina   y  desde  allí,  a lo lejos   se  ve  el mar Caribe  con sus  espumas, como   encajes  de nubes, su  oleaje  fuerte, sus  barcos, los  azules difusos  del  agua  y el cielo  conjugándose  en un solo manto ,  el faro  a la  distancia  y  esa luz  del  sol  durante  el día  y por  las  noches   las  lámparas  flotantes  que  danzan  en  el cielo. Mientras  que  Lisa  quedó   en el viejo  camposanto       de   la ciudad  con sus  alrededores    ruidosos,  su bullicio    y   ella  en medio  del  desamparo, solita  entre  desconocidos.

Cuando  acompañamos  a  John  al  camposanto   éste  era  nuevo, luminoso  y florecido  de  trinitarias  de  todos  los  colores que  refulgían  con  la luz  solar.  Me  sentí  contenta  que  fuera  un  espacio  brillante aunque John no pudiera  verlo. En medio  de  mi dolor, con mis  ojos   nublados  por  las  lágrimas, estaba todo   el  espacio  vacío  de tumbas   y me dije  debo  recordar  que John  se  queda  aquí en  un jardín y  su  cenizas  abonaran  esta  tierra   y la  hará fértil. Eso me  tranquilizará para   que  el olvido  sea  más  lento  y menos  doloroso. El olvido  duele, cabalga  en nuestros  días  y no  desaparece  fácilmente; como  jinete cruel  clava  sus  espuelas   en  los  ijares  del  alma. El olvido  duele.                                                                                                        
Los  muertos  se  quedan  solos  porque  ya no aman, por  eso  se  les  abandona. Se  renuncia  a  ellos  porque   ya  no nos  regalarán  ni su  risa,  ni  sus  conversaciones; entonces  nos  desentendemos     porque  se  envuelven  de  silencios.  Lisa  no  era  silenciosa, ni   taciturna,  era   toda  luz   y   sonrisas. John  era   conversador de voz  suave, convincente, acompasada;  todo  lo  contrario  a  su canto que era  fuerte  y vigoroso. El  canto  de  John  era  mágico  porque nos  ataba   a  lo  intimo: la unión   de   la  sangre,  del  origen  común. Con  él  sabíamos  que  éramos   hojas  de  una misma   raíz  aunque  de  ramas  diferentes.  Cuando   John  falleció    yo  sentí  que  mi  soledad   crecía    y que  mi vida  se  sembraba  de  ausencias. Su muerte  hizo  en mi  pecho  otra  cruz  de  abandono.
 
Cada  vez que  muere  alguien del  tren de mis  amores,  siento  que  se  llevan   los  afectos  que me  dieron en  vida  y que  queda  un  hueco  en mi  pecho. Esos  huecos  no   se  llenan  ni con nuevos  afectos. Esos  vacíos quedan para  siempre  y producen  un dolor  crónico  que nos  acompaña  sin  remedio : son  los  recuerdos  que  se  orillan  en  el camino  del olvido.
 
 
 Yury Weky: autora de La revolución es un camino sin tregua (2003) 
Por los Caminos (2005) 
Caminos de Revolución (2007) 
Coautora de: El socialismo en el siglo XXI (2006) 
Pedro, el insustituible (2008) 
Premio accesit sobre  ensayo,   El  Nacional , 1968

No hay comentarios: