PARA ALMAS SENSIBLES
"NADA HUMANO ME ES AJENO" Publio Terencio Africano (194 a.c.-159 a.c.)

CORREO ELECTRÓNICO DE CONTACTO:

Correo electrónico de contacto: vozdevilladecura@gmail.com

LA FOTO DE LA CABECERA

La foto de la cabecera ha sido tomada de http://www.imprescindiblesdelaciencia.es/?p=8563

LO QUE NO PUBLICAMOS.

- No publicamos mensajes violentos, agresivos, difamatorios, obscenos, vulgares, de odio, amenazantes, pornográficos ni algùn otro tema que de alguna forma viole las leyes vigentes.
- No publicamos mensajes con incitación de prácticas ilegales.

PUEDES TWITTEAR DESDE AQUÍ. SÍGUENOS EN @delatierratoda

miércoles, 13 de julio de 2011

ESE DÍA LA PEGUÉ

Por: Pedro M. Conde (Perucho Conde)
peruchoconde@gmail.com
Caracas, Distrito Capital, Venezuela

Por mucho tiempo, cantidad de gente me ha confundido con Cayito Aponte, colega y amigo a quien aprecio en alto grado.
Un día me cansé de estarle diciendo a todo el mundo :-"Yo no soy Cayito, soy Perucho", y se me ocurrió jugarles una broma a quienes me saludaran en la calle como si fuera él. Así que decidí que respondería el saludo llamando a la persona, hombre o mujer, con un nombre cualquiera, en la seguridad de que me dirían: -"Yo no soy tal, sino cual", entonces yo también les diría: -"Bueno, yo tampoco soy Cayito".
Por varios meses lo puse en práctica y me divertía haciéndolo porque todos reaccionaban igual. Por ejemplo, si era una dama, le decía Isabel o María, etc. Si se trataba de un hombre, igual, lo llamaba Enrique, Gabriel o cualquier otro nombre que se me ocurriera.
Todos me corregían dándome su propio nombre y yo enseguida ripostaba con la misma frase: -"Yo tampoco soy Cayito, sino Perucho".
Así ocurrió por varios meses hasta que un día caminando por Parque Central un joven me saludó en forma alegre:-"¡Epa, Cayito!", y de inmediato le respondí:-"¡Hola, Rafael!"  
El hombre, con una gran sonrisa, me contestó: -"¡Oye, y te acuerdas de mi nombre!"


Yo no pude evitar la carcajada mientras seguía mi camino pensando: -"¡Adiós peroles, la pegué!"
Como diría el buen amigo Oscar Yanes: -"Así son las cosas".
NOTA: Este relato fué publicado el  domingo 28 de marzo de 2010 en la columna Echa tu cuento del diario Últimas Noticias. El Sr. Perucho Conde nos autorizó a publicarlo acá para deleite de los lectores de Para almas sensibles.
SIITIO WEB DE LA IMAGEN:http://store.eurasiashells.net/images/fib.php?q=perucho-sm3000
COMENTARIOS A ESTA ENTRADA:

Amigos, tengo mi propia anécdota acerca de este escrito: Cuando lo leí me pareció muy gracioso aunque enseguida pensé que Cayito y Perucho no se parecen. De hecho, pensé ilustrarlo con fotografías de ambos y luego desheché la idea porque se ven muy diferentes en las foto que tengo. Luego de publicado lo colgué en mi Facebook, logicamente apareció en el de mi esposo también por ser uno de mis contactos. Cuando mi esposo entró a revisar su Facebook, ve la foto de Perucho que ilustra el artículo y me llama:
-"¡Mamí, mira quién apareció aquí...Cayito Aponte!" 
María Teresa Fuenmayor Tovar el 26/07/2011

1 comentario:

María Teresa Fuenmayor T. dijo...

Amigos, tengo mi propia anécdota acerca de este escrito: Cuando lo leí me pareció muy gracioso aunque enseguida pensé que Cayito y Perucho no se parecen. De hecho, pensé ilustrarlo con fotografías de ambos y luego desheché la idea porque se ven muy diferentes en las foto que tengo. Luego de publicado lo colgué en mi Facebook, logicamente apareció en el de mi esposo también por ser uno de mis contactos. Cuando mi esposo entró a revisar su Facebook, ve la foto de Perucho que ilustra el artículo y me llama:
-"¡Mamí, mira quién apareció aquí...Cayito Aponte!"