PARA ALMAS SENSIBLES
"NADA HUMANO ME ES AJENO" Publio Terencio Africano (194 a.c.-159 a.c.)

CORREO ELECTRÓNICO DE CONTACTO:

Correo electrónico de contacto: vozdevilladecura@gmail.com

LA FOTO DE LA CABECERA

La foto de la cabecera ha sido tomada de http://www.imprescindiblesdelaciencia.es/?p=8563

LO QUE NO PUBLICAMOS.

- No publicamos mensajes violentos, agresivos, difamatorios, obscenos, vulgares, de odio, amenazantes, pornográficos ni algùn otro tema que de alguna forma viole las leyes vigentes.
- No publicamos mensajes con incitación de prácticas ilegales.

PUEDES TWITTEAR DESDE AQUÍ. SÍGUENOS EN @delatierratoda

lunes, 18 de julio de 2011

HERMANA TORTUGA



Por:  Olga Carrera
olgaindacochea@gmail.com

¡ Pop! se escuchó el seco estallido de la tortuga bajo las llantas del pesado camión de  carga.   A Adelina se le erizaron todos los vellos de la piel y un sacudón de escalofrío estremeció su cuerpo.


-¡Otra tortuga!- gritó angustiada mientras corría a toda prisa hacia su casa
-Mami, papi. ¡Acaban de matar a otra tortuga! 


Su pueblo, Alto Potrero, estaba sufriendo una explosión urbanística sin precedentes. El fresco clima y la cercanía al lago eran sólo algunos de los atractivos más codiciados por la ola de compradores.  Pero, en la medida en que avanzaban los movimientos de tierra,  las habitantes nativas del lugar iban perdiendo su hábitat natural y estaban siendo desplazadas paulatinamente a un doloroso  e involuntario exilo. 


El éxodo de las tortugas había sido notado por pocos.  Entre ellos Adelina, una niña de once años, cuya hacienda campestre  lindaba directamente con la carretera negra, que conducía a la parte alta de la colina.  Había presenciado más tortugas aplastadas de las que quisiera recordar.  Esta funesta visión la perseguía día y noche, siendo con frecuencia el motivo de sus recurrentes pesadillas. 


- Adelina- preguntó la maestra - ¿ya decidiste qué tema vas a escoger para el proyecto de ciencias?


-¡Sí!- dijo sin titubear- Las tortugas.


Mientras la maestra anotaba distraídamente el tema de su proyecto, ya se habían formado en la mente de Adelina mil y una preguntas sobre estos animales de origen pre-histórico que, a pesar de su atribuida sabiduría, parecieran no tener prisa por vivir, ni maneras obvias de defenderse de la muerte. 


El proyecto de ciencias abrió sus ojos a la triste realidad de las tortugas.  No solamente en su pueblo, sino en muchas partes del mundo, la población de tortugas había disminuido considerablemente, al punto que muchas variedades estaban  en serio peligro de extinción.  Las posibilidades naturales de vida ya eran extremadamente bajas: De cada cien huevos, solamente una tortuga llega a la adultez.  La contaminación, la perturbación de su ambiente y la destrucción de sus huevos, eran serios motivos que se sumaban a su disminución sistemática.  Estaba en manos de los humanos el protegerlas contra…. Bueno… contra otros humanos. 


Con esta información en su poder, Adelina sintió la imperante necesidad de hacer algo, cualquier cosa, para salvar a las tortugas que cruzaban la vía en las inmediaciones de su casa.  Su contagioso entusiasmo logró involucrar primero  a su maestra de ciencias, luego a varios de sus compañeros y finalmente su cruzada de protección se convirtió en una verdadera campaña apoyada por niños, maestros, padres, madres y vecinos del pueblo. 


Con la participación de todos, el tramo de carretera donde se había observado el cruce de tortugas, tomó aspecto de feria. De un lado a otro de la vía, colgaron llamativas tiras de banderines multicolores, que batían ruidosamente con el fuerte viento de la zona.  Numerosos  carteles, preparados en cartulina por los niños del lugar, portaban mensajes que pedían respeto y consideración hacia las tortugas: Despacio, cruce de tortugas, leían algunos.  Favor reducir la velocidad decían otros. Las tortugas son tus hermanas, protege a las tortugas,  era la solicitud en  otros.


La mayoría mostraba el  trabajo creativo y dedicado de los niños, quienes plasmaron en ellos todo su talento artístico: Flores, mariposas, abejas, árboles  y, por supuesto, tortugas… 


Un domingo, observó Adelina a una tortuga adulta comenzando a cruzar la carretera.  En la parte alta de la colina, divisó el amenazador camión.   


– Apúrate tortuguita -le gritaba urgentemente- por favor apúrate. El camión avanzaba cuesta abajo, a toda velocidad.  El acelerado corazón de la chiquilla latía apresuradamente. A medida que se acercaba al área de los vistosos carteles y pancartas, el conductor aminoró la marcha hasta frenar totalmente.  La tortuga estaba todavía a menos de la mitad de su recorrido.  La tensión era intensa.  Adelina miró suplicante al camionero, quien apagó súbitamente su vehículo y esperó pacientemente a que la tortuga arribara al lado opuesto de la vía. 


- ¡Mami, papi!-  llegó Adelina jadeante, ya sin aire en sus pulmones, tras atravesar el inmenso terreno de la propiedad de sus padres -  ¡Acaba de salvarse otra tortuga! 


En su cándido mundo, Adelina desconocía los padecimientos del planeta.  Ignoraba que su protección requería de la participación activa de muchos ciudadanos y gobernantes, así como de pactos y acuerdos entre las naciones del mundo…Para ella, sin embargo, haber salvado a unas cuantas tortugas significaba el total éxito de su pequeña campaña de conservación.   

Sitio web de la imagen: http://www.mundofotos.net/foto/ansia-de-asia/240812/intrepida-tortuga-que-queria-cruzar-la-carretera   
COMENTARIOS A ESTA ENTRADA:

Me gustó mucho este relato. Gracias por publicarlo aquí. Un abrazo grande. Wilson Mesa, Uruguay.
Por w.m. el 18/07/11
RESPUESTA DE "PARA ALMAS SENSIBLES";
Hola, amigo. A mì tambièn me encantò cuando lo leì. Este es el primer escrito de Olga Carrera que publicamos, pero les prometemos más y pronto. Gracias por la visita.
Por María Teresa el 19/07/11

2 comentarios:

w.m. dijo...

Me gustó mucho este relato. Gracias por publicarlo aquí. Un abrazo grande. Wilson Mesa, Uruguay.

Marìa Teresa Fuenmayor Tovar dijo...

Hola, amigo. A mì tambièn me encantò cuando lo leì. Este es el primer escrito de Olga Carrera que publicamos, pero les prometemos más y pronto. Gracias por la visita.