PARA ALMAS SENSIBLES
"NADA HUMANO ME ES AJENO" Publio Terencio Africano (194 a.c.-159 a.c.)

CORREO ELECTRÓNICO DE CONTACTO:

Correo electrónico de contacto: vozdevilladecura@gmail.com

LA FOTO DE LA CABECERA

La foto de la cabecera ha sido tomada de http://www.imprescindiblesdelaciencia.es/?p=8563

LO QUE NO PUBLICAMOS.

- No publicamos mensajes violentos, agresivos, difamatorios, obscenos, vulgares, de odio, amenazantes, pornográficos ni algùn otro tema que de alguna forma viole las leyes vigentes.
- No publicamos mensajes con incitación de prácticas ilegales.

PUEDES TWITTEAR DESDE AQUÍ. SÍGUENOS EN @delatierratoda

jueves, 25 de agosto de 2011

LA PEQUEÑA MUERTE DE CANDY

Por: María Teresa Fuenmayor Tovar
Candy pasaba hambre. Ultimamente la comida escaseaba. Frank traía lo poco que podía comprar con lo
poquísimo que le pagaban y ella, después de compartir los alimentos entre Frank,
la vianda que se llevaría al trabajo, la abuela, el niño y el perro, se encontraba con unas sobras
escasísimas que no alcanzaban a llenar ni la mitad de su estómago. Esto sucedía en el
almuerzo. Quedaba algo de comida para cocinar aún, pero si la preparaba para ella no tendría qué
repartir a la hora de la cena.
Un día, mientras se quebraba la cabeza tratando de idear qué hacer de merienda para el niño y la abuela,
 murió de hambre.  Nadie lo notó, ni siquiera ella misma.
Volátil, transparente, continuaba pegada a la cocina uniendo los quehaceres del desayuno y el almuerzo
con los de la merienda y la cena.
Lo único que le extrañó - y le alegró- fue notar que ahora no necesitaba comer.  Se le hacía más fácil  entonces
compartir la comida entre todos.
Si la hubiesen mirado, su ser etéreo, ausente de corporeidad, les habría hecho darse cuenta de que estaba
 muerta.
Pero sólo la veían para reclamarle cuando a la comida le faltaba azúcar o le sobraba sal y hacía ya mucho
tiempo que sazonaba todo con exactitud.
No sé qué pasó con el cadaver de Candy...cuando la conocí al mudarme a la vieja casa ya habían  fallecido
 los  demás siendo reglamentariamente llorados y enterrados. La vivienda la había comprado mi familia, pero
Candy  seguía allí, en la cocina, sin enterarse de la desaparición de sus parientes,  preparando continuamente
 guisos que nadie más probaría.
Sitio web de la imagen:http://lacocinadebender.com/2008/fantasma-real/curiosidades-internet/

No hay comentarios: