PARA ALMAS SENSIBLES
"NADA HUMANO ME ES AJENO" Publio Terencio Africano (194 a.c.-159 a.c.)

CORREO ELECTRÓNICO DE CONTACTO:

Correo electrónico de contacto: vozdevilladecura@gmail.com

LA FOTO DE LA CABECERA

La foto de la cabecera ha sido tomada de http://www.imprescindiblesdelaciencia.es/?p=8563

LO QUE NO PUBLICAMOS.

- No publicamos mensajes violentos, agresivos, difamatorios, obscenos, vulgares, de odio, amenazantes, pornográficos ni algùn otro tema que de alguna forma viole las leyes vigentes.
- No publicamos mensajes con incitación de prácticas ilegales.

PUEDES TWITTEAR DESDE AQUÍ. SÍGUENOS EN @delatierratoda

viernes, 23 de diciembre de 2011

MURRUNGO



Por: Teresa Samele
Maracay, Estado Aragua, Venezuela

(Dedicado a los niños de mi amado país y del mundo).

Al gato de los Bolívar

regordete y juguetón

no sabe lo que le pasa

a su dueña Concepción

más el minino ha notado

mirando a su amita blanca

que en estos últimos meses

¡Le creció mucho la panza!

y no lo deja jugar

con los ovillos de hilo

que utiliza la señora

para tejer y bordar

pues cuando ella lo descubre

en el cesto de los hilos

que tienen color de oro, 

que trajeron de París

entonces grita alarmada

¡Murrungo, salga de allí!

¡Gatito mal educado!

¡Vaya a jugar a otro lado!

Ya no le dispensa mimos

¿Será que tendrá gatitos?

¡Como la gata de al lado!

¡Que parió siete mininos!

Pero una noche de julio

Murrungo al fin descubrió

todo lo que le pasaba

a la niña Concepción

sigiloso y calladito

el gatito se escurrió

al cuarto de la señora 

que tenía mucho dolor

lo hizo con tanto cuidado

¡Que nadie cuenta se dió!

Debajo de las cortinas

el minino se escondió

¿Qué le pasará a mamita?

Murrungo se preguntó

¡De repente, se oyó un llanto!

Que invadió la habitación

¡Era un nene chiquitico!

¡Rosadito y muy llorón!

Que había parido su dueña

María de la Concepción

¡Miau, qué duro llora este niño!

¡Seguro será un campeón!

Porque ha llegado a este mundo

¡Gritando a todo pulmón!

¿Qué nombre tendrá este crío?

Que llegó con tanto brío

delgaducho, chiquitito,

rosadito y narizón

y en la pila bautismal

con mucha fe y convicción

el padrino dijo al cura

¡Su nombre será SIMÓN!

iEse niño chiquitico!

Rosadito y narizón

de quien Murrungo decía

"seguro será un campeón"

en el futuro sería

nuestro gran LIBERTADOR.

Más escritos de Teresa Samele en:


No hay comentarios: