PARA ALMAS SENSIBLES
"NADA HUMANO ME ES AJENO" Publio Terencio Africano (194 a.c.-159 a.c.)

CORREO ELECTRÓNICO DE CONTACTO:

Correo electrónico de contacto: vozdevilladecura@gmail.com

LA FOTO DE LA CABECERA

La foto de la cabecera ha sido tomada de http://www.imprescindiblesdelaciencia.es/?p=8563

LO QUE NO PUBLICAMOS.

- No publicamos mensajes violentos, agresivos, difamatorios, obscenos, vulgares, de odio, amenazantes, pornográficos ni algùn otro tema que de alguna forma viole las leyes vigentes.
- No publicamos mensajes con incitación de prácticas ilegales.

PUEDES TWITTEAR DESDE AQUÍ. SÍGUENOS EN @delatierratoda

domingo, 25 de diciembre de 2011

TÚ OTRA VEZ, SOLEDAD



Por María Teresa Fuenmayor Tovar
Un minuto más y la alcanzaría el nuevo año. Pasó la mano por su cuello enjugando así las gotitas de sudor que, fastidiosas, se deslizaban por él. Se levantó con desgana decidida a darse una ducha. Estaba empapada. Miró hacia la ventana. La cortina quieta, signo inequívoco de la ausencia total de brisa. Ya en la ducha, observó la jabonera adosada a la pared y, perpendicular a ella, colgado, el otro marido como solían llamar en su tierra jocosamente al cepillo para restregarse la espalda. Suspiró y unas rebeldes lágrimas encontraron pronto camino a través de sus mejillas.
¡Había tenido tanta mala suerte con sus maridos...! ¡Con todos! Habían sido duros como el mango de ese cepillo, pero jamás serviciales o colaboradores y menos aún acariciantes como este otro marido.
Bajo la ducha, cuando ya el agua bautizante había arrastrado consigo sudor y lágrimas se rió de sí misma al pensar que, de todos, el mejor había sido este otro marido inerte y de plástico.
Fresca se asomó a la ventana, sacando la cabeza y medio cuerpo fuera de ella y dejando la soledad dentro del cuarto -sola también-.
Pronto la alcanzaría el nuevo año, se entremezclaba el bullicio de la gente con los sonidos de los fuegos artificiales, la música a todo volumen  que salía de cada casa formando una cacofonía no desagradable sino alegre.
El camino hacia su casa estaba bordeado por las luces navideñas que se había dado la tarea de colocar de árbol a árbol y la oscuridad luchaba tratando de apocar las lucecitas multicolores que seguían triunfantes en su tarea de agregar alegría y color a la noche ya alegre de por sí.
Unas campanadas llenaron el aire y se llegó al culmen esperado: el abrazo de fín de año.
Volvió dentro de su cuarto, recuperó su soledad y se quedó dormida abrazada al retrato de su último marido...aquel que se había ido justo cuando
comenzaba a acomodarse.
Sitio web de la imagen: http://jimegatica.blogspot.com/2011/12/mi-soledad-y-yo.html

No hay comentarios: